La importancia de planificar

Hola, quiero darte las gracias por ingresar a leer este artículo.  Mi nombre es Pablo Hernán Aimetta, soy Profesor Nacional de Educación Física y entrenador deportivo en constante formación con respecto al atletismo y al entrenamiento de corredores hace 16 años.

Seguramente tienes curiosidad e interés por crecer y mejorar como corredor. Ser mas eficaz, económico y veloz. Es por eso que haré una seguidilla de artículos y asesorías que te ayudaran, no solo a mejorar tu performance sino también a evacuar tus dudas o subsanar tus falencias.

Es de suma importancia que tus objetivos estén acordes a tu capacidad. El error más común es querer saltearse etapas, sin realizar el proceso necesario para que el cuerpo asimile los entrenamientos y distancias cayendo en frustraciones y/o lesiones.

Para que esto no ocurra se trabaja a través de la periodización.  Una vez ya establecido el objetivo final se divide nuestro calendario en distintos períodos con sub-objetivos y contenidos.

Los sub-objetivos son los eslabones de la cadena que te llevaran a lograr tu meta, no debes equivocarte y dejar que tu ansiedad gane dando mayor importancia al corto plazo.

La manera correcta es contar con una planificación anual y dividir la misma en cuatro fases. La  primer fase es la Pre-Temporada este período abarca desde el comienzo de los entrenamientos hasta el inicio de la temporada y tiene como finalidad crear las bases para la adquisición de la forma deportiva, elevándose el nivel general de la capacidad de trabajo, a través del desarrollo de las capacidades condicionales y coordinativas. Los medios y los métodos de entrenamiento serán múltiples, apuntando siempre a lo general, y no a lo específico  para luego entrar en una fase especifica mejorando tu capacidad a nivel muscular que te permitirá afrontar la siguiente fase.

La segunda fase es la Temporada, ésta es la más larga de las cuatro y comprende a tu objetivo final. Aquí la importancia de consultar a un entrenador que te ayude a elegir los sub-objetivos y planificar de manera correcta tus volumenes, cargas y descansos en el entrenamiento.

La tercera fase es el Fin de temporada, en la cual debes recolectar datos, revisar tus sensaciones, resultados y tus entrenamientos evaluando tus aciertos y falencias.

Por último, la cuarta fase es la de Transición, aquí es donde junto a el entrenador debes sistematizar aquello que te funcionó y mejoró tu rendimiento, teniendo en cuenta también aquellos aspectos que no están al nivel requerido.

Recuerda que lo mejor que tiene este deporte es que siempre te da la revancha. Trabajar de manera disciplinada y planificada te garantiza a ser exitoso.

{lang: 'es-419'}